economía

video

Han llegado al capítulo en el que todo lo aprendido hasta ahora en este Crash Course confluye en un mismo punto. A continuación les ofreceré una panorámica exhaustiva de cómo todos nuestros problemas se relacionan entre sí, de tal manera que es necesario considerarlos en conjunto si realmente queremos encontrarles solución.

Revisemos, pues, las tendencias fundamentales, que parecen converger en una estrecha franja del futuro.

El curso se inició con una idea general del dinero y dejó claro desde el primer momento que éste sólo empieza a existir una vez prestado, con intereses, lo cual da lugar a enormes presiones para que la cantidad del crédito, o el dinero, crezca constantemente a un porcentaje anual. Ésta es la auténtica definición del crecimiento exponencial, fácilmente demostrable en nuestro dinero y, por supuesto, en los gráficos que representan la inflación.

video

En este capítulo entramos en la línea de pensamiento que guía mis hábitos adquisitivos y de inversión, y que se me ha ocurrido llamar economía de la energía.

Cuando se empezó a utilizar por primera vez el petróleo con fines industriales, la población mundial contaba con 1.500 millones de personas y los barcos de vela todavía surcaban los mares junto a los barcos de vapor. Desde entonces, la población mundial se ha cuadruplicado, la economía es veinte veces mayor y el uso de la energía se ha multiplicado por más de cuarenta.

Todos somos conscientes de los enormes beneficios obtenidos de esta explosiva liberación del potencial humano. Para poder apreciar la fragilidad que pone en peligro la persistencia de tal abundancia deberemos comprender el papel que la energía representa actualmente en la conformación de nuestra sociedad.

video

Este capítulo sobre el pico del petróleo es trascendental. Recordarán que en el Capítulo 3 dije que vincularíamos los componentes de la sigla “EEMA”. Por el momento vamos a vincular Economía y Energía. Se trata de uno de los capítulos más importantes del Crash Course y deseo reconocer públicamente mi deuda con los cientos de estudiosos que, con suma dedicación y paciencia, fueron reuniendo los datos aquí presentados y trabajaron sin descanso para avanzar en la comprensión del papel que desempeña la energía en nuestras vidas. Rindo aquí homenaje a esas y a muchas otras fuentes.

La energía es la sangre que da vida a cualquier economía. Pero cuando una economía se basa en un sistema monetario de deudas exponenciales y al mismo tiempo necesita para funcionar un suministro también exponencial de energía, la oferta existente de dicha energía exige la mayor atención.

Si nos detenemos en el consumo de energía en Usamérica, representado aquí por este gráfico del Departamento de Energía, veremos que el petróleo representa más del 50% de nuestra energía anual. Si se consideran juntos el petróleo y el gas natural, ese porcentaje alcanza y sobrepasa el 75% de nuestra energía, calculada en cuatrillones de BTU, es decir, de British Thermal Units o unidades térmicas británicas, que representan la cantidad de energía necesaria para elevar un grado Fahrenheit la temperatura de una libra de agua en condiciones atmosféricas normales.

video

¿Qué pasaría si fuese verdad que, como Kevin Phillips afirmó recientemente en un artículo de la revista Harpers, “Las estadísticas son instrumentos vitales para calcular el vigor de la economía usamericana, pero desde los años sesenta Washington ha estado embaucando a su ciudadanía y acreedores con estadísticas oficiales manipuladas”?

¿Que pasaría si nuestras decisiones individuales, corporativas y gubernamentales estuviesen basadas en datos profundamente inexactos, cuando no totalmente falsos?

Ésa es la razón por la que en este capítulo vamos a estudiar los métodos que sirven para calcular la inflación y el producto interno bruto, también denominado PIB.

video

Con este capítulo iniciamos la segunda parte del Crash Course. Aquí encontrarán la información que nos llevó a mí y a mi familia a hacer profundos cambios en nuestras vidas, nuestra casa y mi trabajo, o incluso en dónde comprar nuestros alimentos. Con los conocimientos que han adquirido hasta ahora ya pueden comprender de qué manera los componentes de la sigla EEMA, es decir, Economía, Energía y Medio Ambiente, se entrecruzan y convergen en una estrecha ventana al futuro: Los próximos veinte años. Los datos que presentaré a partir de ahora me han llevado a la conclusión de que los próximos veinte años van a ser totalmente distintos de los últimos veinte. Debo advertirles algo: este material puede ser espeluznante y quizás algunos de ustedes lo encuentren difícil de soportar.

Así que empezaremos esta segunda parte con “La deuda”. Estudiaremos dos nuevos conceptos clave, de los cuales uno es esencial. Se trata del siguiente: Las deudas que no cesan de crecer dan por supuesto de forma implícita que el futuro va a ser mejor que el presente. En este capítulo examinaremos con todo detalle dicha afirmación.

video

A lo largo del Crash Course nos encontraremos a menudo con cifras expresadas en billones. ¿Cuánto es un billón? He de confesarles algo: Ni yo mismo estoy seguro de poder imaginarlo.

Un billón es una cifra extraordinariamente grande y me parece que vale la pena que dediquemos un par de minutos para tratar de aclarar el concepto.

En primer lugar, hablemos de números.

video

Antes de empezar nuestro viaje a través de la Economía, el Medio Ambiente y la Energía, necesitamos comprender qué es esa entelequia que solemos llamar dinero.

El dinero es algo tan consustancial a nuestra vida diaria que probablemente no hemos pensado nunca en analizar qué es o qué representa.

El dinero es una creación humana tan esencial que, si de repente desapareciese, en su lugar surgiría espontáneamente otra forma de dinero, que podría ser, por ejemplo, vacas, tabaco, pan, cáscaras de frutos secos o incluso conchas de nautilo.

Sin dinero no existirían las complejas especializaciones laborales de la actualidad, porque el trueque es algo muy incomodo y dificultoso. Pero lo más importante es que cada tipo de sistema monetario tiene sus pros y sus contras y todos ellos imponen sus propias reglas, favoreciendo algunos comportamientos y restringiendo otros.

video

Ahora voy a presentar el segundo concepto clave. Para ello, citaré a un filósofo del siglo XIX.

He aquí la cita.

“Toda verdad pasa siempre por tres fases. Al principio se la ridiculiza. Luego se la rechaza con violencia. Y al final se la acepta algo como evidente.”

Esta perspicaz cita pertenece a ese hombre de aspecto tan feliz que aparece aquí abajo a la derecha.

En algún momento de los próximos 20 años el concepto que voy ahora a presentar será también “evidente”. Pero, por ahora, muchos lo consideran ridículo.

Este concepto gira en torno al crecimiento.

video

¿Qué es lo que quiero decir cuando afirmo que ""un cambio masivo ya está en marcha""? Bien, llegados a este punto tenemos que escarbar en una sigla compuesta de cuatro letras, ""EEMA"", y tres conceptos, y en ello pasaremos el tiempo restante del Crash Course.

La primera ""E"" de la sigla ""EEMA"" es la Economía, que es la lente a través de la cual el Crash Course observa todo. La Economía se subdivide aquí en cuatro áreas principales: 1) Dinero exponencial; 2) El primer colapso de la historia de una borrachera mundial de dinero a crédito; 3) Una población que envejece y 4) La incapacidad nacional para el ahorro. Si no les parece claro lo que estas cuatro áreas significan, no se preocupen; vamos a analizar cada una de ellas en detalle.

La segunda ""E"" de la sigla ""EEMA"" es la Energía y en ella analizaremos lo que el pico del petróleo significa para un sistema económico basado en una continua expansión. Este tema es lo bastante importante como para que le dedicase en exclusiva un Crash Course, pero no puedo y, por eso, no lo haré.

Y, por último, las letras ""MA"" de la sigla ""EEMA"" corresponden al Medio Ambiente, el cual ejercerá un peso económico incognoscible, pero significativo, debido a la disminución de los recursos y a otras presiones del sistema cuando las dos ""E"" afecten su dinero y reclamen su atención.