Blog

El Crash Course en Español

Saturday, August 8, 2009, 3:54 PM

Tenemos un aviso nante anuncio que hacer. 

[To read in English, click here]

Me enorgullece presentar el Crash Course en español como la primera traducción completa del curso gracias a la incansable labor de Manuel Talens, traductor de la totalidad del contenido, incluido el texto de cada diapositiva, y de Atenea Acevedo, quien grabó el audio de cada capítulo.  El resultado de su esfuerzo es que, en lugar de contar con una versión en inglés con audio en español, podemos ofrecer una versión completa en español. Manuel y Atenea dedicaron muchas horas de trabajo voluntario para difundir el mensaje del curso y su iniciativa es más que encomiable.
 
Agradecemos profundamente la profesionalidad y el trabajo desinteresado de Manuel y Atenea.  El Crash Course en español quedó estupendo y nos llena de orgullo ofrecerlo al público de nuestro sitio web.

(Más...)

Por nuestra parte, trasladamos la traducción del texto, las diapositivas y el audio en español en Final Cut y reprodujimos todo el contenido capítulo por capítulo.  Después hicimos todo lo necesario para cargar los capítulos en YouTube y en nuestro sitio web.  Este trabajo también exigió un enorme esfuerzo para nuestro equipo y costó aproximadamente $5,000 dólares.  No esperamos retribución alguna por esta labor, solo la satisfacción de saber que el mensaje del Crash Course llegará a un público mucho más numeroso y diverso.  Queremos decir a quienes han tenido la generosidad de donar dinero a nuestro proyecto que esta es una de las maneras en que utilizamos los recursos a fin de ampliar la difusión del Crash Course.  El contenido del curso debe conocerse alrededor del planeta; gracias a Manuel y Atenea, y a nuestros donantes, podremos llevarlo más allá de los confines del mundo de habla inglesa.
 
Aquí está el enlace a los capítulos en nuestro sitio web

 
Tengo además el gusto de compartir con ustedes la experiencia que representó el proceso de traducción y voz en off para Manuel y Atenea en sus propias palabras, y las razones y las motivaciones que los llevaron a participar en este complejo proyecto.
 
Mis respetos a Manuel y Atenea por su arduo trabajo y por su maravillosa contribución.

Saludos,
Chris Martenson


El Crash Course en español y Tlaxcala

Mi interés por los fraudulentos mecanismos económicos que han puesto contra las cuerdas al sistema capitalista me llevó en años pasados a descubrir la inaplazable crisis energética que pronto tendrá lugar cuando el petróleo empiece a escasear, mucho más grave y mortífera que la actual crisis financiera, por mucho que políticos, economistas profesionales, “expertos” televisivos y medios dominantes sólo se ocupen de esta última. Debo agradecer a mi amigo Pedro Prieto, editor del sitio web Crisis Energética, las largas conversaciones en las que me enseñó casi todo lo que sé sobre el cenit o pico del petróleo, así como su invitación personal a la 7ª Conferencia Internacional de la ASPO (Association for the Study of Peak Oil and Gas), que tuvo lugar en Barcelona el pasado mes de octubre de 2008, a la cual asistí con sumo placer.

Fue en aquellos días barceloneses donde se gestó —de forma totalmente insospechada e indirecta— la futura traducción de este Crash Course que hoy ofrecemos en lengua española. Todas las ponencias y textos allí presentados tenían su interés, pero señalaré solamente dos circunstancias que, al confluir, pusieron en marcha el motor que ahora me lleva a escribir estas líneas. La primera fue el impacto que me causó la conferencia de Charles A. S. Hall, profesor del College for Environmental Science and Forestry, de la Universidad Estatal de Nueva York en Syracuse. Hall, un auténtico entertainer sobre el estrado, la inició diciendo que los economistas convencionales —que él denominó neoclásicos— no tienen ni la más remota idea de lo que es la economía en la vida cotidiana… y así nos va. Citó entonces una frase de Wassily Leontief, premio Nobel de Economía en 1973, según el cual los modelos básicos de la economía son “incapaces de proponer de ninguna manera perceptible una comprensión sistemática del funcionamiento de un sistema económico real”.

La segunda circunstancia tuvo lugar ya de vuelta a casa, cuando empecé a revisar la ingente cantidad de bibliografía que obtuve en la conferencia de la ASPO. Allí estaba el Crash Course de Chris Martenson, que empecé a visionar en la pantalla. De entrada, me fascinó por su claridad de ideas, sus virtudes pedagógicas, su insistencia en el pico del petróleo y, sobre todo, por el hecho muy evidente de que Martenson demuestra con candidez que no hace falta ser “experto” en economía para llegar a entender perfectamente, si uno se lo propone, eso que los economistas de altos vuelos parecen ignorar: que dos y dos son cuatro, no una retahíla de fórmulas esotéricas y lenguaje ampuloso. Lo cual me llevó de vuelta a las palabras sarcásticas de Charles Hall y me incitó a completar el Crash Course. Añadiré que no sólo no me decepcionó, sino que fue entonces cuando decidí escribir a Chris Martenson para proponerle mi traducción en nombre del grupo de traductores activistas —todos ellos voluntarios— al que pertenezco, Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Chris, naturalmente, dijo que sí.

La tarea era compleja, pues ya no se trataba de traducir el típico artículo de dos páginas que uno se quita de en medio en poco tiempo, sino de más de 40.000 palabras, más las diapositivas de los vídeos. Y a ello se añadía la dificultad de que iba a ser necesario doblar la voz de Martenson, pues nadie en su sano juicio puede pretender que los posibles beneficiarios hispanos del curso soporten una veintena de capítulos, algunos bastante largos, leyendo subtítulos.

Pero Tlaxcala es un grupo heterogéneo y multinacional con múltiples recursos. Una de nuestras traductoras, la mexicana Atenea Acevedo, ejerce profesionalmente de intérprete de conferencias, tiene una preciosa voz y aceptó encantada el reto que le propuse. El resultado de nuestra colaboración trasatlántica —todavía en marcha, pues en este final de mayo únicamente hemos completado la primera parte del Crash Course, el resto irá apareciendo en junio— es lo que hoy sale a la luz.

Hemos decidido mantener el título del curso en el inglés original precedido por el artículo determinado “el” ―lo cual da lugar al extraño híbrido El Crash Course―, pero no por gusto personal, sobre todo porque muchos de quienes lo lean no sabrán al principio qué significa, pero el binomio es uno de esos escollos endiablados que suelen amargar las vidas de los traductores y no se nos ocurrió nada que reflejase fielmente en español la intención significante de Martenson sin el estorbo del doble matiz semántico que tiene course (“camino” y “curso académico”). Atenea y yo pensamos que si lo traducíamos por "Curso (o camino) hacia el desastre" invitaría poco a tomarlo (¿a quién se le ocurriría meterse en algo que lo lleve al desastre?), mientras que si lo traducíamos como "Curso (o camino) del desastre" algún malpensado podría creer que el curso es una porquería. Tampoco "Curso sobre el desastre" nos pareció ideal. Los lectores (y espectadores) nos perdonarán, pues, el anglicismo.

Por último, añadiré que otra ventaja añadida del Crash Course es que dice sin ambages las verdades que otros callan sobre la doble crisis actual ―económica y energética― desde la aceptación del capitalismo como sistema viable, pero pervertido por el mal uso. Las palabras que lee Atenea son las de un hombre convencido de que si se hacen las cosas con rectitud el sistema capitalista puede pervivir. Excuso decir que ni ella ni yo compartimos ese convencimiento, pero eso no tiene la menor importancia, pues a estas alturas lo verdaderamente necesario es que la ciudadanía sepa qué está pasando de verdad en el mundo, más aún si quien les cuenta esta historia de terror económico es un honrado usamericano que ama a su país ―el malhadado Imperio― y quiere mejorarlo.

Manuel Talens

Madrid, mayo de 2009


Muy pronto en el desarrollo de mi carrera como traductora e intérprete advertí que este quehacer profesional ofrecía una veta extraordinaria para estructurar mi activismo por los derechos humanos, la equidad de género y el cambio social. Aun cuando la cantidad de información generada en la actualidad no tiene precedente histórico, las voces divergentes o sencillamente distintas se pierden con gran facilidad cuando los medios dominantes dictan el ritmo de las creencias generalizadas.

Además de constituir mi principal medio de vida, la traducción y la interpretación son pasiones que me han permitido dar voz a quienes no la tienen, es decir, hacer inteligible un discurso articulado a contracorriente o trasladarlo a un espacio de mayor difusión en donde puede manifestarse, encontrar eco, sumar esfuerzos o aportar una muy necesaria pluralidad de pensamientos y formas de acción. Por otra parte, estoy convencida de que un derecho humano fundamental es la posibilidad de expresarse y leer en el idioma en el que cada cual sueña, en esa lengua cargada de resonancia emocional e intelectual que define parte de nuestra identidad, y vivo como un privilegio el poder contribuir al ejercicio de ese derecho.

Atenea y ManuelEn abril de 2007 conocí a Manuel Talens en el marco de un congreso de traducción e interpretación activista celebrado en Granada, España. Sabía de la labor de Tlaxcala y me interesaba unirme al colectivo, así que cuando la providencia me sentó al lado de Manuel en una comida entre sesiones de trabajo surgió un vínculo basado en la convicción compartida en la diversidad lingüística como herramienta capaz de construir y defender realidades alternativas. Parte de este espíritu explorador de caminos se revela en dos neologismos que suelen distinguir las traducciones de Tlaxcala al español: son Usamérica y usamericano o usamericana para referirnos a lo que la mayoría denomina Estados Unidos y estadounidense. La polémica política en torno al nombre de este país y su gentilicio es añeja y no pretendemos reavivarla, sino invitar al público a abrir la mente a ciertas licencias libertarias.

El Crash Course en español es una aventura que conjuga la impecable traducción de Manuel con mi propia incursión en el mundo de la voz en off o voice-over. Nuestra intención es hacer las ideas de Chris Martenson más accesibles a la población usamericana de origen hispano, pero también a las personas hispanohablantes del resto del globo que quieren y tienen derecho de entender qué sucede con la economía y las finanzas internacionales. Hemos intentado dar un toque más latinoamericano que peninsular a la terminología del curso (y, evidentemente, a su oralidad), aunque las diferencias regionales no son pocas entre tantos millones de personas que nos comunicamos en este idioma. El producto final no se habría consolidado sin el talento del equipo técnico de Chris, con quienes también estamos en deuda por su difusión.

Atenea Acevedo

México, D.F., mayo de 2009

Endorsed Financial Adviser Endorsed Financial Adviser

Looking for a financial adviser who sees the world through a similar lens as we do? Free consultation available.

Learn More »
Read Our New Book "Prosper!"Read Our New Book

Prosper! is a "how to" guide for living well no matter what the future brings.

Learn More »

 

Related content

7 Comments

mono's picture
mono
Status: Martenson Brigade Member (Offline)
Joined: Nov 13 2008
Posts: 70
Re: El Crash Course en Español

 Congratulations,

 

what a great move. German has to be next, please!

Your work is so fundamentally important, it should not be exclusive for only the english speaking or english understanding people.

kindly

mono

mantero's picture
mantero
Status: Member (Offline)
Joined: Jan 11 2009
Posts: 1
Re: El Crash Course en Español

Please be aware that the following sentence that comes after the title 

 has a grammatical error :

"Tenemos un aviso nante anuncio que hacer"

The words  "nante anuncio"  in this sentence make no sense.

Maybe the sentence should read as follows :

"Tenemos un aviso importante que hacer"

It's great that you have the Crash course translated in spanish, Now I can

introduce same to my spanish speaking relatives and friends.

Regards,  Mantero.

 

 

KayakDude's picture
KayakDude
Status: Member (Offline)
Joined: Jun 9 2008
Posts: 2
Re: El Crash Course en Español

Great idea!, Congratulations.

However, I find the whole "Usamerica, Usamericano" issue a little distracting.

It will alienate some readers, which is a shame.

 

Cheers!

 

JDavis's picture
JDavis
Status: Member (Offline)
Joined: May 17 2009
Posts: 19
Re: El Crash Course en Español

Cool Beans

mandyfdez's picture
mandyfdez
Status: Member (Offline)
Joined: Aug 12 2009
Posts: 2
Re: El Crash Course en Español

Gracias Chris, Gracias Manuel, Gracias Atenea.

Uno instuye que un mundo mejor es posible y necesario, pero se lucha mejor por él si comprendemos  su economia, la energia que consume y sus relaciones con el medio ambiente.

A los medios es dificil ya creerles : sintetizan y desvirtuan casi todo a favor de sus dueños.

El mundo que soñamos para nuetrso hijos no puede ser el que se avisora por el comportamiento actual de la humanidad, hay que cambiarlo y  no parece quedar mucho tiempo.

Gracias de nuevo a ustedes y al que se sume.

Armando

 

 

mandyfdez's picture
mandyfdez
Status: Member (Offline)
Joined: Aug 12 2009
Posts: 2
Re: El Crash Course en Español




We are now faced with the fact, my friends, that tomorrow is today. We are confronted with the fierce urgency of now. In this unfolding conundrum of life and history, there is such a thing as being too late. Procrastination is still the thief of time. Life often leaves us standing bare, naked, and dejected with a lost opportunity. The tide in the affairs of men does not remain at flood-it ebbs. We may cry out desperately for time to pause in her passage, but time is adamant to every plea and rushes on. Over the bleached bones and jumbled residues of numerous civilizations are written the pathetic words, "Too late."

Martin Luther King



Comment viewing options

Select your preferred way to display the comments and click "Save settings" to activate your changes.
Login or Register to post comments