Crash Course

video

You are missing some Flash content that should appear here! Perhaps your browser cannot display it, or maybe it did not initialize correctly.

חשוב מאוד להבדיל בין עובדות, דעות ואמונות

אנסה להבדיל בצורה ברורה בין הצגת עובדות, הבעת דעות ותיאור של האמונות שלי

video

Este capítulo integra definitivamente todos los anteriores y trata de responder la pregunta “¿Qué debo hacer?” La formularé de nuevo. “¿Qué debemos hacer?” Porque los posibles cambios que es preciso llevar a cabo no los puede hacer una sola persona.

El Capítulo 20 no va a ser una simple lista de cosas que hacer. En vez de ello, reflejará mi objetivo de que cada persona asuma la responsabilidad de sus propias acciones.

El Capítulo 20 ofrecerá un marco de acción. Se trata de una manera de estructurar la multitud de cosas que podrían hacer dentro de una lista de prioridades que realizarán. Considérenlo como un plan personal para minimizar los riesgos.

En estos momentos estoy preparando una serie de videos que expondrán en detalle las soluciones que propongo para el país y para el mundo.

video

Han llegado al capítulo en el que todo lo aprendido hasta ahora en este Crash Course confluye en un mismo punto. A continuación les ofreceré una panorámica exhaustiva de cómo todos nuestros problemas se relacionan entre sí, de tal manera que es necesario considerarlos en conjunto si realmente queremos encontrarles solución.

Revisemos, pues, las tendencias fundamentales, que parecen converger en una estrecha franja del futuro.

El curso se inició con una idea general del dinero y dejó claro desde el primer momento que éste sólo empieza a existir una vez prestado, con intereses, lo cual da lugar a enormes presiones para que la cantidad del crédito, o el dinero, crezca constantemente a un porcentaje anual. Ésta es la auténtica definición del crecimiento exponencial, fácilmente demostrable en nuestro dinero y, por supuesto, en los gráficos que representan la inflación.

video

Los felicito, acaban de llegar al último de los capítulos del Crash Course dedicados a la acumulación de datos. Los dos capítulos restantes estarán dedicados a resúmenes y conclusiones.

Permítanme empezar diciendo que no voy a hablar del calentamiento global. En vez de ello, quiero centrarme en inquietudes más mundanas, menos complicadas y, con toda seguridad, mucho más inmediatas.

El objetivo principal del Crash Course consiste en mostrarles la discordancia existente entre un sistema monetario exponencial, que impone un credo de crecimiento constante, y el hecho incuestionable de que vivimos en un planeta esférico. En este capítulo, algunos de ustedes se van a quedar sorprendidos cuando sepan que nuestro planeta es muchísimo más pequeño de lo que creían.

Esta curva explica por qué. Es una curva poblacional.

video

Por fin ha llegado el momento de vincular la economía con la energía. ¡Por fin!

En una reciente entrevista, Peter Schiff, de Euro Pacific Capital, describió la Economía como “la ciencia de satisfacer demandas ilimitadas con recursos limitados”. Si les diesen a escoger, la mayoría de los seres humanos preferirían vivir como multimillonarios, pero está claro que no es posible, incluso con la superabundancia de energía excedentaria que tenemos. Hemos sido lo suficientemente afortunados como para disponer de cantidades ingentes de energía excedentaria con la cual trabajar.

Y aquí es donde la historia se vuelve interesante de verdad. ¿Se acuerdan de los gráficos exponenciales que les mostré? En teoría, no habría nada malo en vivir en un mundo lleno de curvas exponenciales de crecimiento y de declive, siempre que dicho mundo no tuviese fronteras. Sin embargo, las funciones exponenciales adquieren una enorme importancia cuando se acercan a los límites físicos, como parece ser el caso del petróleo en un futuro muy cercano. Tanto los hallazgos como la producción de petróleo indican que podríamos haber llegado ya al límite exponencial del petróleo.

video

En este capítulo entramos en la línea de pensamiento que guía mis hábitos adquisitivos y de inversión, y que se me ha ocurrido llamar economía de la energía.

Cuando se empezó a utilizar por primera vez el petróleo con fines industriales, la población mundial contaba con 1.500 millones de personas y los barcos de vela todavía surcaban los mares junto a los barcos de vapor. Desde entonces, la población mundial se ha cuadruplicado, la economía es veinte veces mayor y el uso de la energía se ha multiplicado por más de cuarenta.

Todos somos conscientes de los enormes beneficios obtenidos de esta explosiva liberación del potencial humano. Para poder apreciar la fragilidad que pone en peligro la persistencia de tal abundancia deberemos comprender el papel que la energía representa actualmente en la conformación de nuestra sociedad.

video

Este capítulo sobre el pico del petróleo es trascendental. Recordarán que en el Capítulo 3 dije que vincularíamos los componentes de la sigla “EEMA”. Por el momento vamos a vincular Economía y Energía. Se trata de uno de los capítulos más importantes del Crash Course y deseo reconocer públicamente mi deuda con los cientos de estudiosos que, con suma dedicación y paciencia, fueron reuniendo los datos aquí presentados y trabajaron sin descanso para avanzar en la comprensión del papel que desempeña la energía en nuestras vidas. Rindo aquí homenaje a esas y a muchas otras fuentes.

La energía es la sangre que da vida a cualquier economía. Pero cuando una economía se basa en un sistema monetario de deudas exponenciales y al mismo tiempo necesita para funcionar un suministro también exponencial de energía, la oferta existente de dicha energía exige la mayor atención.

Si nos detenemos en el consumo de energía en Usamérica, representado aquí por este gráfico del Departamento de Energía, veremos que el petróleo representa más del 50% de nuestra energía anual. Si se consideran juntos el petróleo y el gas natural, ese porcentaje alcanza y sobrepasa el 75% de nuestra energía, calculada en cuatrillones de BTU, es decir, de British Thermal Units o unidades térmicas británicas, que representan la cantidad de energía necesaria para elevar un grado Fahrenheit la temperatura de una libra de agua en condiciones atmosféricas normales.

video

¿Qué pasaría si fuese verdad que, como Kevin Phillips afirmó recientemente en un artículo de la revista Harpers, “Las estadísticas son instrumentos vitales para calcular el vigor de la economía usamericana, pero desde los años sesenta Washington ha estado embaucando a su ciudadanía y acreedores con estadísticas oficiales manipuladas”?

¿Que pasaría si nuestras decisiones individuales, corporativas y gubernamentales estuviesen basadas en datos profundamente inexactos, cuando no totalmente falsos?

Ésa es la razón por la que en este capítulo vamos a estudiar los métodos que sirven para calcular la inflación y el producto interno bruto, también denominado PIB.

video

Ahora, una vez estudiados los activos de Usamérica, dedicaremos este capítulo a comprender las denominadas burbujas, para saber qué son, cómo se forman y cuáles son sus consecuencias. De manera específica examinaremos con todo detalle la burbuja inmobiliaria, porque está sucediendo en estos momentos y es la mayor de toda la historia, además de, probablemente, la más destructora.

A lo largo de la historia, el estallido de las burbujas financieras ha sido casi siempre traumático. Las agitaciones sociales, políticas y económicas tienen la mala costumbre de suceder a las burbujas financieras, toda vez que la destrucción de la riqueza es uno de sus rasgos característicos.

En todo comportamiento económico irracional puede que resulte difícil distinguir entre una burbuja, una obsesión y un mero toque de exuberancia. El término burbuja se reserva para el colmo de la locura, y ya se sabe que la historia es rica en locuras.

video

Tal como hemos aprendido en los dos capítulos anteriores, nuestra nación padece unos niveles de endeudamiento hasta ahora desconocidos y muestra asimismo una incapacidad histórica para el ahorro.

Como algunos podrían rezongar que no es justo que miremos únicamente del lado de la deuda y de la incapacidad para el ahorro, ahora vamos a ocuparnos de los activos. Al fin y al cabo, ¿qué importancia tiene si alguien no ahorra nada y debe 1 millón de dólares, si posee 10 millones de dólares en el banco? Esa es una buena pregunta, así que veamos los activos.

Para empezar, ¿qué es un activo? Una definición podría ser que los activos son bienes que alguien posee en propiedad y que son convertibles en dinero; por ejemplo, recursos totales de una persona o negocio, tales como dinero en efectivo, pagarés y cuentas por cobrar, carteras de valores, existencias, fondos de comercio, mobiliario, maquinaria o propiedades inmobiliarias.