El Crash Course Capítulo 7: Cómo se crea el dinero

No se preocupen si no comprenden esta primera parte que trata de la creación del dinero, porque es algo verdaderamente difícil de imaginar y mucho más de aceptar. Se trata de un proceso muy simple, pero muy difícil de aceptar.

En primer lugar, veamos la manera en que los bancos crean dinero.

Si nos olvidamos por un momento de aclarar de dónde sale el dinero, supongamos que una persona llega a una ciudad con 1000 dólares en el bolsillo y que, por suerte, en esa ciudad acaba de abrir sus puertas un nuevo banco, que todavía carece de depósitos. Esa persona deposita sus 1000 dólares en el banco, tras lo cual posee un valor activo de 1000 dólares (constituido por su cuenta bancaria), mientras que el banco tiene un valor pasivo de 1000 dólares (constituido por esa misma cuenta bancaria).

Hay que saber que existe un reglamento federal, según el cual los bancos pueden prestar una fracción, es decir, una parte del dinero que la gente les deja en depósito. En teoría, a los bancos se les permite que presten hasta 90% del dinero que la gente les deja en depósito, pero tal como veremos más adelante, la proporción se sitúa más cerca del 100% que del 90%. Dado que los bancos guardan como reserva sólo una fracción del dinero que la gente les deja en depósito, esa cantidad se denomina “reserva bancaria fraccional”.

Pero volvamos a nuestro ejemplo. El banco tiene ahora 1000 dólares en depósito, pero los bancos no obtienen ningún beneficio de esa manera, sino más bien pidiendo dinero prestado a una tasa de interés y prestando luego ese mismo dinero a otra tasa más elevada.

Dado que cualquier banco puede prestar hasta un máximo de 90% de sus depósitos, el banco de nuestro ejemplo se las arreglará para encontrar a alguien deseoso de que le presten 900  dólares.

Este prestatario, una vez obtenido el préstamo, se gasta dicho dinero entregándoselo a otras personas, quizás a su contador, quien, a su vez, lo deposita en un banco. Puede tratarse del mismo banco o de uno diferente, pero eso no cambia de ninguna manera el sentido de esta historia.

Con ese nuevo depósito, el banco tiene otros 900 dólares en su haber y, con suma rapidez, encuentra a otra persona deseosa de pedir prestado el 90% de esa cantidad, es decir 810 dólares.

Así tiene lugar un segundo préstamo, esta vez de 810 dólares, que el prestatario no tarda en gastar y que otra persona vuelve a depositar en el banco, lo cual quiere decir que dicho banco dispone de otro nuevo depósito de 810 dólares disponibles para que alguien se los pida prestados. Con lo cual el banco presta el 90% de los 810 dólares, es decir, 729 dólares, y la historia sigue su curso de la misma manera hasta que nos encontramos con que el depósito original de 1000 dólares ha engordado hasta un total de 10.000.

Pero, ¿estamos hablando de dinero real? Pueden estar seguros de que sí, sobre todo si los tienen en su cuenta bancaria. Pero si estudiamos lo ocurrido con detalle nos daremos cuenta de que han sucedido tres cosas: En primer lugar, el banco tiene 1000 dólares en reserva; en segundo, hay un total de 10.000 dólares en varias cuentas bancarias y, en tercero, existe una nueva deuda de 9.000 dólares. Los 1.000 dólares originales están en reserva en el banco, pero cada nuevo dólar, es decir, los otros 9000, sólo empezaron a existir una vez prestados y están “respaldados” por una cantidad equivalente de deuda. ¿Qué les parece? ¿Se lo pueden creer?

Vale la pena señalar que si todas y cada una de las personas que han depositado esos 10.000 dólares en el banco tratasen de sacarlos al mismo tiempo, el banco no podría dárselos, puesto que no los tiene. El banco únicamente tiene 1000 dólares en reserva. Ni uno más. Esto quiere decir que este mecanismo de crear dinero a partir de nuevos depósitos funciona de maravilla… siempre que a nadie se le ocurra no devolver su préstamo. Si esto sucede, las cosas empiezan a complicarse. Pero ésa es otra historia, que retomaremos más adelante.

Por ahora, lo que quiero que comprendan es que el dinero sólo empieza a existir una vez que los bancos lo prestan. Por el contrario, una vez devueltos los préstamos, el dinero “desaparece”.

Así es como se crea el dinero. Los invito a verificarlo por sí mismos. Un lugar donde pueden verificarlo es la propia Reserva Federal, que ha publicado un libro en forma de cómic, del cual yo he sacado este excelente ejemplo. Pueden encontrar el vínculo en el sitio web de la Reserva Federal, bajo el rubro Artículos esenciales.

Pero se habrán dado cuenta de que he dejado algo muy importante fuera del relato: el interés. ¿De dónde sale el dinero para pagar los intereses de todos los préstamos? Si todos los préstamos se devolviesen sin ningún interés podríamos anular por completo todas las transacciones, pero si en ellos incluimos el factor interés veremos que, de repente, no llega el dinero para pagar todos los préstamos.

Está claro que algo no cuadra en esta historia, así que necesitaremos saber de dónde sale ese dinero. Una vez que lo sepamos aclararemos otro ministerio: ¿De dónde proceden los 1000 dólares iniciales?

¿Cuál es el propósito de esta historia? ¿Por qué durante los últimos minutos hemos estado estudiando el mecanismo de la creación del dinero? Pues porque para poder apreciar las implicaciones de las deudas descomunales que hemos acumulado, en primer lugar deben ustedes entender cómo es que se crean las deudas. Ésa es una razón. Pero la razón más importante está ligada a los gráficos exponenciales que hemos estudiado antes, en el Capítulo 3. Veamos, entonces, la continuación de esta historia en el Capítulo 8, titulado La Reserva Federal. Adelante.

Login or Register to post comments