El Crash Course Capítulo 11: ¿Cuánto es un billón?

1.000 es un 1 seguido de 3 ceros.

Un millón es 1.000 veces mil y se expresa con un 1 seguido de 6 ceros. Hasta aquí no tengo problemas para conceptualizar las diferencias entre ambas cifras. No es lo mismo tener 1.000 dólares que 1.000.000 de dólares en el banco. Eso está claro.

Un millardo es mil veces mayor que un millón, se trata de 1.000 millones y se expresa con un 1 seguido de 9 ceros.

Un billón es mil veces mayor que un millardo y se expresa con un 1 seguido de 12 ceros.

De manera que un billón está formado por mil millardos y, por lo tanto, es un millón de millones. He de confesarles algo: ¡No logro imaginarme lo que eso significa! No soy capaz de visualizarlo, así que utilizaré otro método para tratar de que les quede claro.

Supongamos que a cualquiera de ustedes le doy un billete de 1.000 dólares y le digo que se lo gaste con un amigo en una sola noche. Estoy seguro de que se divertirían mucho.

Supongamos ahora que tuviesen en sus manos un fajo de billetes de 1.000 dólares, es decir, un fajo de 10 cm de espesor. Si así fuese, los felicito, serían millonarios.

Pero supongamos ahora que deseasen entrar en la elite de privilegiados que poseen un millardo, es decir mil millones de dólares. ¿Qué altura alcanzaría el fajo de billetes de mil dólares necesarios para alcanzar un millardo?

La respuesta es que ese fajo alcanzaría una altura de 109 metros, es decir, un tercio de la altura de las Torres Petronas, de Kuala Lumpur (Malasia).

Veamos ahora cuál sería la longitud de un fajo de billetes de 1.000 dólares que totalizase el billón de dólares. ¿Qué altura tendría? Piensen en una respuesta.

Pues bien, ese fajo alcanzaría los 108 kilómetros de altura.

Y estoy hablando de un fajo, es decir, de billetes puestos uno sobre otro, no uno tras otro. Estoy hablando de un sólido fajo de 108 kilómetros de billetes de 1.000 dólares. Eso es un billón de dólares.

¿Todavía no son capaces de imaginarlo?

Muy bien, imagínense que van en un coche por una carretera y en la veredas de la derecha hay depositado un larguísimo fajo de billetes de 1.000 dólares. Es decir, una hermosa, compacta y rectangular columna de billetes de 1.000 dólares que serpentea a su derecha junto a la carretera conforme van manejando.

Ustedes avanzan sin parar durante más de una hora, rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, y durante todo el trayecto el fajo de billetes de 1.000 dólares los va acompañando.

Dicho de otra manera, el dinero creado de la nada por nuestro sistema económico durante los últimos cuatro meses y medio, convertido en billetes de 1.000 dólares y depositado en un fajo a lo largo de la carretera, cubriría el trayecto desde Springfield, en Massachusetts, hasta Albany, la capital del estado de Nueva York.

Así que ya lo sabemos: pueden visualizar el fajo conduciendo su coche junto a él o andándole por encima o de cualquier otra forma que quieran expresarlo.

Pero no se equivoquen, un billón es una cifra descomunal, gigantesca, desorbitada, y no deberíamos confiarnos demasiado por el simple hecho de que sus proporciones fuera de lo común no nos permiten conceptualizarlo. Al contrario, lo que deberíamos hacer es reaccionar.

Tengan en mente esto que les digo cuando hablemos de las deudas totales y los pasivos de Usamérica, que alcanzan muchas decenas de billones de dólares. Los espero en el Capítulo 12, titulado “La deuda”.

Login or Register to post comments